Almacenamiento y recuperación de las células madre

Aunque lo que nos interesa de la sangre del cordón umbilical son las células madre que se encuentran en ella, es necesario congelarla de manera completa para preservar su calidad.

Es importante que durante el traslado a las instalaciones en las que permanecerá almacenada, la sangre se haya conservado entre 4º y 10º en unos contenedores especiales.

Una vez en el laboratorio, la sangre se procesará siguiendo los protocolos aceptados de manera internacional y se realizará un seguimiento de la calidad de las muestras de manera periódica.

También es conveniente conservar en un banco paralelo una parte del cordón umbilical y muestras de sangre para poder realizar cualquier tipo de prueba sin poner en peligro la muestra almacenada para uso terapéutico.

Las células madre que se encuentran en la sangre de cordón umbilical almacenada se podrán recuperar con rapidez en caso de de necesidad, tanto del niño/a como de cualquier otro miembro de la familia.